Los consumidores confían mayoritariamente en aquello que ven para comprar productos de lujo. De todas formas, en éste ámbito la importancia del olfato, el tacto o el gusto está subiendo de forma notable.

La neurociencia ha demostrado que cuando se toma una decisión de compra, los consumidores no se quedan sólo con los hechos demostrables objetivamente; el cerebro reacciona no consciente, creando satisfacción y placer. Estos son los valores que buscan los consumidores del lujo y que van vinculados al valor añadido de dichos productos.

Un estudio de Shullman Research Center, prueba que el sentido más importante del 74% de los consumidores es la vista. Ésta misma afirmación se hizo en la clase de Visual Merchandising que impartimos en el Máster en Retail internacional de ESCI.

Por lo que se refiere a los otros sentidos, el tacto es el principal sentido a la hora de comprender si un producto es o no de lujo. Por ese motivo, el anunciante de un producto de lujo debe considerar enfatizar la s cualidades “tocables” en el anuncio. También el sentido del olfato, es imprescindible, por ejemplo en compras de joyería o de vacaciones de lujo.

“En definitiva, los sentidos son muy importantes para llegar a los consumidores, ya que consiguen eliminar ciertas barreras que los mensajes publicitarios no han conseguido derribar.” Puromarketing

lujo-man